Reserva en línea

Reserve una estancia

Basílica S. Maria Maggiore

Las severas líneas románicas del exterior contrastan con la explosión barroca que descubrirá al entrar. Majestuosa e imponente, es la iglesia más bella y querida de Bergamo.

Existe un profundo y antiguo vínculo entre la ciudad y la Basílica de Santa María la Mayor, que probablemente se deriva de las condiciones únicas de su construcción.
La Basílica es particular porque se caracteriza por la falta de una entrada central y de la fachada, que formaba una sola pared con el edificio adyacente.
Las cuatro entradas de la iglesia son, de hecho, todas laterales. En la base de las pequeñas columnas de los próceres del siglo XIV de Giovanni da Campione, cuatro leones de mármol rojo y blanco custodian impasibles y majestuosos las entradas norte y sur.
En el lado norte, la puerta llamada «dei Leoni rossi» (leones rojos) se abre a la plaza del Duomo; el lado sur, en cambio, da a la plaza Rosate con la puerta llamada «dei Leoni bianchi» (leones blancos). La diferente coloración viene dada por el tipo de mármol utilizado: mármol de Verona para los rojos y mármol de Candoglia (en el Val d’Ossola piamontés) para los blancos.
Incluso el lugar elegido no es casual: siempre se ha considerado sagrado, ya en la época romana albergaba un templo pagano luego destruido dedicado a la diosa Clemenza y en el siglo VIII se construyó allí otra iglesia dedicada a la Virgen.